Equipamiento Deportivo

NIBERMA ofrece a sus clientes, entidades públicas, privadas, clubes deportivos…, el servicio de instalación deportiva, materiales o equipamientos deportivos, canastas, porterías futbol, banquillos de suplentes, postes de bádminton, postes de voleibol, padel, tenis. Las principales características de nuestro material son la calidad, rentabilidad, condiciones técnicas y estéticas, dando a nuestro material o equipamiento deportivo una relación calidad-precio acorde a las exigencias de los distintos mercados.

Todos nuestros materiales o equipamientos deportivos han superado estrictos controles de calidad y seguridad y han sido fabricado cumpliendo las normativas europeas UNE-EN: 748: 2005. Nuestros principales clientes, ayuntamientos y complejos deportivos han adquirido nuestra porterías de futbol 11, porterías de futbol 7, porterías de futbol sala y balonmano, banquillos de suplentes, vestuarios, canastas de baloncesto, postes de bádminton, postes de voleibol, asientos para gradas, graderíos.

 

Buenas prácticas en el mantenimiento del Equipamiento Deportivo

El material o equipamiento deportivo abarca una amplísima gama de productos y equipos cada día más especializados si cabe, en respuesta a la creciente demanda de calidad que generan los deportistas y del avance tecnológico en el que estamos inmersos, en el que el deporte es uno de los campos donde la transferencia tecnológica es más rápida desde la inversión en investigación y desarrollo hasta la implantación en el mercado.

Esta tecnificación, especialización y diversificación del material o equipamiento deportivo hace que abarcar el campo del mantenimiento de todos y cada una de las tipologías de equipamiento sea una empresa muy difícil de acometer.

Cada material o equipamiento deportivo necesita un mantenimiento específico, que debe ser planificado anteriormente a su compra, y, por lo general, recomendado por NIBERMA. Se han de confeccionar documentos con el mantenimiento del material o equipamiento deportivo, así como un registro de las acciones de mantenimiento del mismo.

Como norma general estableceremos unas recomendaciones a la hora de planificar el mantenimiento del material o equipamiento deportivo genérico, y luego estudiaremos dos grandes grupos como son los equipamientos de los deportes de sala, los equipamientos exteriores.

 

Equipamiento Deportivo Genérico

Todo  material o equipamiento deportivo que se instale en una instalación deportiva debería de tener unas instrucciones de mantenimiento del fabricante. Se deberá recopilar toda la información disponible al respecto del mantenimiento de nuestro material o equipamiento deportivo. Estas operaciones pueden oscilar desde un simple engrasado, y puesta a punto para los equipos más simples o una planificación exhaustiva para equipos complejos como los marcadores o la maquinaria de musculación de última generación con componentes mecánicos y electrónicos en el mismo equipo.

Así pues, deberemos de disponer de un plan de mantenimiento para cada equipo específico que nos deberá de suministrar por NIBERMA, o bien, si no existe deberá el cliente realizarlo, atendiendo a sus materiales, estructura, uso, gestión, etc.

Además de planificar el mantenimiento preventivo de nuestros materiales o equipamientos deportivos, deberemos de tener en cuenta que a veces hay que realizar operaciones de reparación (mantenimiento correctivo) y que estas operaciones no se deben de dejar a la libre opinión del operario de mantenimiento de la instalación. Es conveniente que también se tengan en cuenta y se describan las principales operaciones de mantenimiento correctivo que se pueden llevar a cabo para que la reparación se realice con éxito y se mantengan intactas las propiedades que el deportista le demanda al equipamiento.

 

EQUIPAMIENTO DE DEPORTES DE SALA

Porterías, Canastas, Redes, Cortinas de Separación, Espalderas, Colchonetas, Aparatos de gimnasia, Máquinas de musculación…

 

PLANIFICACIÓN DE OPERACIONES DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO
Operaciones Frecuencia
Comprobación de estabilidad Diario
Lubricado de partes móviles Anual
Pintura de elementos metálicos Cada 5 años o cuando exista un deterioro de la capa protectora superior al 10%
Cosido y tensado redes protección Semestral
Lijado y barnizado de elementos de madera Cada 10 años o cuando exista un deterioro de la capa protectora superior al 10%

 

COMPROBACIÓN DE ESTABILIDAD

Esta operación consistirá en la comprobación de la estabilidad de materiales o equipamientos deportivos con posibilidad de volcar y producir un accidente grave, como son las porterías y canastas. Estos materiales o equipamientos deportivos deben de estar asegurados en todo momento. Se inspeccionarán si existen desplomes, abolladuras, fisuras, que puedan comprometer la resistencia de los elementos estructurales, y dado el caso, se deberán de reparar inmediatamente.

 

COMPROBACIÓN Y LUBRICADO DE PARTES MÓVILES

Muchos de los materiales o equipamientos deportivos tienen partes móviles como bisagras, rodamientos, motores, etc. Estos elementos móviles deben de estar lubricados mediante grasa, aceite o vaselina para que no aumente su rozamiento interno y acaben por someter al equipo a sobreesfuerzos por rozamiento o incluso a bloqueos que acaben por inutilizar o dañar el equipamiento. Se aplicarán en las partes que lo necesiten mediante herramienta adecuada y se cuidará bien de limpiar los restos que caigan fortuitamente sobre el pavimento o las paredes.

 

PINTURA DE ELEMENTOS DE HIERRO Ó ACERO

Por norma general, los elementos metálicos de hierro o acero están expuestos a su reacción con el oxígeno ambiental en un proceso de degradación conocido como oxidación. Este proceso en principio, perjudica a las cualidades mecánicas, pero en cualquier caso a las estéticas del material o equipamiento deportivo. Para evitarlo, estos elementos se revisten con pinturas o galvanizados. Dependiendo de la calidad y el espesor de la capa protectora, la vida útil del material o equipamiento deportivo se alarga en el tiempo. Con el fin de evitar que partes metálicas queden expuestas al ambiente, debido a rozaduras, deterioro o escamado de la capa protectora, las partes metálicas deben de revisarse y repasarse de pintura. Para realizar esta operación habrá que tener en cuenta que se deberá de limpiar y desengrasar el soporte, eliminando los posibles restos de óxido mediante una lija gruesa, aplicar una imprimación que asegure la adherencia con el soporte y después aplicar la pintura. En principio no es necesario pintar todo el elemento si tiene solo un pequeño porcentaje de su superficie deteriorado, pero si se quiere conseguir una imagen homogénea y limpia se deberá optar por acometerlo en su totalidad.