Industria Agroalimentaria

Cualquiera que sea la problemática de los suelos de la industria agroalimentaria, Niberma como profesionales en la aplicación e instalación de suelos y pavimentos, tiene una amplia gama de pavimentos en su versión estándar, antideslizante, antiestática o conductiva para satisfacer las necesidades de cada cliente.

Si lo desea, puede solicitar un INFORME GRATUITO y sin ningún compromiso del estado actual de su suelo (humedad, resistencia del hormigón, patologías de la superficie actual). Este informe le ayudará a seleccionar los mejores suelos para la industria agroalimentaria y los más adecuados a su actividad profesional y a su tráfico.

En la actualidad la industria agroalimentaria necesita suelos y pavimentos que cumplan la siguiente normativa:

  • La normativa europea sanitaria CE 852/2004.
  • El Código Técnico de Edificación Real Decreto 314/2016.
  • Normativa de Resistencia al deslizamiento UNE-ENV 12633:2003

Para la industria agroalimentaria con tránsito de vehículos pesados como camiones, toros o incluso transpaletas manuales o eléctricas para el traslado de palets y europalets, se aconseja instalar nuestro suelo o pavimento NIBERMA MULTILAYER MULTICAPA.

En zonas que estén sujetas a condiciones extremas de temperatura (-40ºC a +120ºC) como pueden ser zonas de cámaras frigoríficas o zonas de hornos de producción se aconsejan los suelos para industria agroalimentaria  de NIBERMA POLIURETANO CEMENTO que están preparados para cumplir las condiciones más exigentes de la industria actual.

Para la industria alimentaria donde básicamente solo hay tránsito peatonal, se aconseja nuestro suelo o pavimento NIBERMA TC EPOXI o NIBERMA TC PU en función de si sobre el pavimento actúa la acción de los rayos solares.

Niberma tiene implantada la normativa ISO 9001 e ISO 14001 que hace que nuestros sistemas de trabajos cumplan exigentes protocolos de calidad y mejora del medioambiente.

Nuestros suelos para la industria agroalimentaria son fáciles de limpiar y no tienen juntas. Existe la opción de hacer medias cañas o rodapiés para no dejar juntas en el encuentro del suelo con los primeros centímetros de la pared.